Home / Columnas / Hipodromo Politico / DIF REYNOSA ¿EN MANOS DE UN AMORAL TRATANTE DE BLANCAS?

DIF REYNOSA ¿EN MANOS DE UN AMORAL TRATANTE DE BLANCAS?

HIPÓDROMO POLÍTICO POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

*.-Carlos Peña Garza, el primer marido de Reynosa, señalado por los sucios negocios en la zona de tolerancia

*.-El alcalde victorense, Xicoténcatl González Uresti, no tiene quien lo ayude en el área de comunicación social

*.-Jorge Valdez Vargas ¿enemigo de la corrupción? Si, ¡cómo no!

En agosto de 2018, y ante la salida de Carlos Víctor Peña Ortiz de la presidencia del DIF Reynosa, tomó su lugar su padre, Carlos Luis Peña Garza, el primer marido de Reynosa o el primer damo, como usted guste y mande llamarle a este personaje, quien a pesar de estar al frente de una noble institución, el estigma de tener negocios sucios no se le quita por nada.

Y es que, a partir de un reportaje del periodista Humberto Padgett, publicado en medios nacionales, las autoridades judiciales han venido investigando el delito de trata de personas en inmuebles ubicados en la zona de tolerancia de Reynosa, uno de estos sitios, por cierto, copropiedad del esposo de la alcaldesa de Reynosa, y hoy flamante presidente del DIF municipal, Carlos Luis Peña Garza.

Y es que Tamaulipas es considerada una entidad clave para combatir la trata de personas, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito y, en consecuencia, desde que era Procuraduría General de la República, la Fiscalía de la Nación, han venido recibiendo denuncias por dicho ilícito.

La investigación se hace a partir de la denuncia pública dada a conocer por un medio de comunicación nacional, en donde se establece la comisión de varios probables delitos dentro de los inmuebles que, de acuerdo al trabajo periodístico.

Al haber indicios de probable trata de personas y actividades relacionadas con la delincuencia organizada y la prostitución, como se desprende de la denuncia periodística, corresponde ya la intervención de autoridades judiciales y a estas se les ha notificado el hecho.

Y aunque se ha dicho que la propiedad fue una donación que le realizaron al esposo de la alcaldesa y a dos de sus cuñados, en 2012, la autoridad judicial destaca que la regulación administrativa y la vigilancia sanitaria en la zona de tolerancia de Reynosa, es de competencia municipal, es decir de la esposa de Carlos Peña, es decir de la alcaldesa panista Maki Ortiz. ¿Usted cree que ella ha hecho algo en los dos últimos años? A mi me parece que no y eso debe ser considerado nepotismo, corrupción y abuso de poder.

Además, es un grave y serio conflicto de interés que Peña Garza sea presidente del DIF Municipal por un lado y que por el otro maneje sus jugosos negocios dentro de la zona de tolerancia, pues son actividades incompatibles. Son como el agua y el aceita. Y eso tanto Carlos Luis como Maki lo saben y a pesar de ello el personaje en cuestión sigue despachando en la oficina municipal del DIF Reynosa.

Y aunque recién se dio a conocer el escándalo, la presidencia municipal de Reynosa clausuró provisionalmente estas instalaciones usados para el servicio de sexoservidoras, copropiedad de Peña Garza, esposo de la alcaldesa Maki, y los mismos fueron reabiertos una vez pasado el escándalo público. Asimismo, se suspendió en ese momento el cobro municipal por ingreso a la zona de tolerancia, el cual también volvió a aplicarse y hasta el día de hoy es un “impuesto local que sigue en pie”

El cierre de esos establecimientos se fundamentó en que carecían de avisos de funcionamiento y en algunos casos de las acreditaciones para operar como bares, así como por las condiciones insalubres en su operación. Y es que la expedición de licencias de funcionamiento y la vigilancia sanitaria en la zona de tolerancia es responsabilidad absoluta del ayuntamiento reynosense, lo que, por lo menos en los locales “de la familia real” no se tocaron en absoluto.

La alcaldesa de Reynosa, Tamaulipas, Maki Ortiz, salió en defensa de su esposo, a quien desmarcó de escándalos sobre trata y prostitución, tras conocerse el escándalo y afirmó en su cuenta de Twitter que su esposo no recibe dinero, ni se dedica a la trata de personas ni a la prostitución de menores, por lo que dijo que la información difundida es “falsa y malintencionada”, como toda la información que le afecta a la alcaldesa y que no le beneficia ni conviene políticamente.

Pero no vaya usted a pensar, querido lector, que la denuncia es sólo por molestar a Peña Garza, a Maki o al orgullo de su nepotismo Makito. Claro que no. El hombre de esa casa es una fichita, con antecedentes de que le gustan los negocios jugosos e ilegales.

Por ejemplo, en 2010, la Dirección General de Caminos y Puentes Federales -CAPUFE- cesó laboralmente a Carlos Luis Peña Garza como delegado Administrativo de la VIII Zona Regional con sede en Reynosa, por irregularidades cometidas en el ejercicio de sus funciones y que causaron quebranto financiero a la dependencia federal, por lo que se abrió un proceso de investigación ante la Secretaría de la Función Pública, pero que al ser Maki Subsecretaria de Salud Federal, e íntima amiga de la presidenta del DIF Nacional en aquel momento, logró que ayudaran a su consorte y lo sacó de la bronca legal.

Pero Carlos Luis no entendió. Y en 2011, Luis Carlos Peña Garza fue contratado como subdelegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en Reynosa, como parte de una serie de movimientos internos en la delegación Tamaulipas del IMSS, y recomendado nuevamente por su esposa, la entonces Subsecretaria Maki Ortiz Domínguez, y fue amonestado bajo el expediente 2433/2014, por incumplimiento de su Declaración de Situación Patrimonial, además de una serie de negocios turbios que se le achacan y que tienen que ver con el tráfico de incapacidades que desde su área se otorgaban.

Y desde el ayuntamiento de Reynosa que comanda su señora, Luis Carlos ha hecho grandes negocios al amparo del poder, cobrando jugosos beneficios y porcentajes que han ido a parar a cuentas bancarias en el otro lado, donde Carlos Luis, Maki y Makito tienen su residencia y su centro de operaciones, donde viven, hay que decirlo claro, a todo lujo.

Lo malo de todo esto, reitero, es que el agua y el aceita no se juntan. Y no se vale mamar y dar de topes, dice el mexicanísimo refrán. Y entonces ser el financiero de su mujer, el copropietario de cuarterías en donde se ejerce la trata de personas y el oficio más antiguo del mundo, no es compatible con ser presidente del DIF Reynosa, donde la moral no debe ser sólo un árbol que da moras, sino una filosofía de vida, y el señor Peña Garza como que no, o más bien, ni siquiera conoce la moral.

Y entonces se entiende que Maki quiera impulsar a fuerza a su hijo Carlitos para ser presidente municipal de Reynosa, sea por el partido que sea, incluyendo la traición al PAN que la impulsó a llegar a varios cargos de elección popular y administrativos y no perder el status quo que la familia Peña Ortiz ha alcanzado al día de hoy: una vida a todo lujo que le ha permitido comprar de todo, hasta conciencias.1. Alguien, con respecto al presidente municipal de Ciudad Victoria, me preguntaba que cual era el principal problema que enfrentaba como servidor público, a lo que yo le respondí que muchos. Su hija Tanya de ambición tan grande y capacidad tan breve, que ya involucró a muchos personajes en el reparto de los dineros públicos, claro, beneficiando mayormente a su bolsillo; su tesorero José Alfredo Peña Rodríguez, quien no sabe como sacar las manos de los jugosos negocios que surgen en la presidencia municipal acompañado de su familia, a la voz de “es hoy o no será nunca”; y Gloria Montalvo, su “coordinadora de comunicación social”, quien no tiene experiencia en el área, salvo haber trabajado con el abusivo y gandalla de José Manuel Flores Montemayor durante el gobierno de Egidio Torre Cantú, pero quien parece que no aprendió más que a pelearse con los medios, así como lo ha venido haciendo el compadre de Oscar Almaraz.

A Gloria le ha quedado muy grande el paquete de la comunicación en el Ayuntamiento de Victoria y siente que tras a los medios de las orejas. Gloria es una mujer petulante, grosera, fanfarrona y cree que por manejar el presupuesto a su libre albedrío los medios tienen que someterse a sus órdenes y deseos. Esta mujer es tan ignorante que ni siquiera conoce la importancia real de cada medio de comunicación porque no sabe como operan y lo que no se ha dado cuenta que ella, con su desconocimiento propició el odio de los medios hacia su jefe, odio que se vino aderezando con el desprecio de una sociedad que está hasta el copete de promesas incumplidas, de que le ven la cara y de enriquecer con sus impuestos a galavardos, vaquetones y abusivos.

Y el hecho de que Xicoténcatl, su familia y sus amigos se estén enriqueciendo a las costillas de la sociedad victorense da coraje y encabrona a cualquiera.

El caso es que al alcalde de Victoria, Xicoténcatl González Uresti tiene muchos problemas en la presidencia municipal, pero sin duda, además de la corrupción galopante, su jefa de prensa, dilecta alumna de José Manuel Flores Montemayor, priísta por los cuatro costados, Gloria Montalvo, le ha ayudado al alcalde y su familia a buscarse el desprecio de los comunicadores, porque aunque ella piense que aventándoles un mendrugo de pan a los informadores, la verdad es que con su actitud sólo demuestra que es una mujer miserable. ¿Qué debe hacer Xicoténcatl? Deshacerse de ella de inmediato, de Gloria Montalvo, de su hija Tanya, de su yerno incómodo y de su tesorero José Alfredo Peña Rodríguez, si quiere cargar los peregrinos. Si no los quiere cargar, el alcalde de Victoria va muy bien.

2. Desgraciadamente en política, tener la lengua tan larga y la cola tan sucia, se ha vuelto más común de lo que Usted y yo pensamos. Y lo señaló porque hay personajes quienes en su pasado reciente han sido los prototipos de la corrupción, la transa y el abuso y al paso del tiempo quieren expiar sus culpas utilizando un discurso lleno de “honestidad y buenos deseos” cuando en realidad su comportamiento a lo largo de su vida ha sido todo lo contrario.

Es el caso del exdiputado perredista y dirigente de ese mismo partido político en Tamaulipas, Jorge Oswaldo Valdez Vargas, quien ahora a través de las redes sociales se da baños de pureza y se olvida de que en los últimos años, durante su paso por la dirigencia orinegra y por el Congreso de Tamaulipas y por su campaña de candidato a Gobernador, se hizo de mulas pedro y abultó sus cuentas bancarias multiplicando por varios ceros. Además, Valdez Vargas, además, golpeo en Nuevo Laredo a “La Mayra” queriendo demostrar quien en el partido tenía el poder.

Hoy, este personaje anda en MORENA buscando la manera de seguir viviendo de la ubre gubernamental y de los grandes negocios que lo beneficien, pero a nadie en los mentideros políticos de Tamaulipas se les olvida que Jorge Oswaldo Valdez Vargas es hoy un lobo perredista con piel de oveja morenista, cuyo lema y forma de vivir es “Poderoso caballero es Don Dinero”.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Te Puede Interesar

GOBERNADOR DE TAMAULIPAS NO PUEDE REAPARECER, PORQUE NUNCA SE HA IDO

Por Carlos G. Cortés García Si alguien ha estado al tanto de lo que ocurre …