Home / Columnas / Hipodromo Politico / ROJAS DÍAZ DURÁN: BELIGERANTE HASTA LA PARED DE ENFRENTE

ROJAS DÍAZ DURÁN: BELIGERANTE HASTA LA PARED DE ENFRENTE

Hipódromo Político: Por: Carlos Cortes

Es un hecho que el coordinador de la fracción parlamentaria de MORENA en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, tiene sus ojos y su corazón puestos en la dirigencia nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional MORENA para de ahí brincar a la candidatura presidencial en 2024… ¡o antes! Y para lograrlo, ha decidido hacerlo a través de Alejandro Rojas Diaz Durán, su suplente y su ex coordinador de asesores, su escudero, quien está buscando argumentos que le permitan fortalecer su imagen política ante la sociedad, para dirigir MORENA. Por lo menos así lo está pensando él.

Sin embargo, me parece, que Rojas Díaz Durán está abusando de esa circunstancia para llegar a la dirigencia de MORENA, lo que para algunos será prácticamente imposible, pues enfrente tiene a la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, aliada de la presidenta nacional del partido, Yeidckol Polevnsky y con un profundo afecto de quien despacha en Palacio Nacional y manda en MORENA, y a quien ha acompañado desde su paso por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

El caso es que Rojas Diaz Durán, a pesar de todas las vicisitudes, obstáculos y rechazos que ha encontrado en Tamaulipas, y el encabronamiento de sectores que si comulgan con la actual administración, y en donde le han llovido maternales recordatorios, sigue buscando como atacar al gobierno del mandatario Francisco García Cabeza de Vaca, acusándolo de todo lo que se le ha ocurrido, encabezando a una “fracción de simpatizantes y militantes de MORENA”, muchos de ellos ex priístas, quienes a su vez intentan multiplicar las malquerencias contra el gobernador tamaulipeco, estrategia que hasta hoy no ha tenido resultados, por cierto, y que para quienes saben de aguacates esta estrategia va a terminar por desacreditar a los propios morenistas, lo que podremos ver en la elección del dos de junio.

Lo cierto es que Yeidckol Polevnsky ha señalado una y otra vez que Rojas Díaz Durán es empleado de Ricardo Monreal, que NO es militante de MORENA y que “desde luego no conoce los estatutos de ese partido”. Y, sin embargo, Rojas Díaz Durán quiere ser presidente nacional morenista y está empeñado en ello, aunque se vio obligado ya a renunciar como asesor de Monreal en el Senado de la República, aunque cada que puede repite que si es asesor.

Los insultos de Rojas Díaz Durán hacia Yeidckol y hacia quien se deje no se hacen esperar, y un día sí y otro también: “se escuda -Yeidckol- detrás de la alta investidura presidencial -dice Alejandro- para amenazar, insultar y amedrentar, dentro de Morena, a toda la militancia y a muchos de nuestros líderes en todo el país; y afuera, lanza toda clase de improperios a la ciudadanía en general, para evitar, a toda costa, que se sumen a la 4ta Transformación. Yeidckol Polevnsky y su Nomenclatura ven a Morena como botín político”.

Y debido a esas malas actitudes, la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de MORENA inició un proceso en contra de Alejandro Rojas Díaz Durán por presuntas transgresiones a los estatutos morenistas. Lo anterior se da después de que Rojas criticara la designación de Miguel Barbosa, como candidato de ese partido a la gubernatura de Puebla y donde finalmente tuvieron que sentarse a la mesa a masticar su derrota -Monreal y Rojas- y a fumar la pipa de la paz con Barbosa por órdenes de “ya sabemos quién”.

Y es que según los análisis de quienes, si saben de aguacates en la política tamaulipeca, el panorama electoral en el futuro inmediato no luce nada promisorio para las huestes del Movimiento de Regeneración Nacional en Tamaulipas, tanto por su natural belicosidad hacia adentro como por su falta de capacidad y conocimientos del territorio y los liderazgos hacia afuera.

Y es por ello que la sola presencia de Rojas Díaz Durán en Tamaulipas, Puebla y otras entidades, en donde habrá elecciones el próximo 2 de junio, ha generado caos, desorden y división entre las huestes morenistas provocadas por Rojas Díaz Durán, desorden que terminó en tribunales al no acatar la Rojas Díaz Durán la designación de candidatos del partido al Congreso de Tamaulipas.

Y con ello, Alejandro Rojas Díaz Durán de golpe y porrazo fracturó la unidad morenista para luego ir a decir que todo estaba bien y que MORENA lograría remontar el marcador. Y lo que hizo fue poner en riesgo la unidad y credibilidad de ese instituto político, insisto, del que quiere ser presidente nacional.

A botepronto, pues, se deduce que Rojas Díaz Durán provocó tal descontento entre las filas “auténticas” morenistas, que propició la caída de presuntos candidatos a diputados locales que ya se sentían o estaban “amarrados” en las listas nacionales, subiendo a la palestra a viejos militantes que tenían levantada la mano desde hace mucho tiempo.

Pues en su último video difundido la mañana de este lunes por redes sociales, Díaz Durán aseguró que el programa Unidos por Tamaulipas es un programa “pirata” y sin fundamento jurídico, siendo este un argumento falaz para atracar la elección del próximo dos de junio en Tamaulipas. Lamentablemente, me parece que a Alejandro Rojas Díaz Durán le falta información con respecto a este programa, porque Unidos por Tamaulipas si tiene fundamento legal y para mayor información lo puede buscar en el Periódico Oficial del Estado del 21 de diciembre de 2018, donde viene explicado con puntos y comas el contenido y los alcances del programa.

Además, acusó que se han gastado miles de millones de pesos, que sólo él sabe de donde sacó la cifra, y con esos argumentos tramposos fue a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales a denunciar al mandatario tamaulipeco, siendo que hace menos de ocho días José Agustín Ortiz Pinchetti, titular de la FEPADE estuvo precisamente en Tamaulipas, firmando un convenio de colaboración con el Gobernador de Tamaulipas para apoyarse mutuamente en lograr que las elecciones locales logren resultados ejemplares.

Pero la beligerancia de Rojas Díaz Durán no es nueva. No, que va. En 1987 él y sus huestes fueron echados a palos del edificio sede nacional del PRI, ubicado en Insurgentes y Violeta en la Ciudad de México, porque Rojas Díaz Durán y Ramiro de la Rosa, amparados en la entonces corriente democrática, que encabezaron Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, tomaron las instalaciones tricolores bajo el nombre de Juventud Progresista del PRI, criticando la antidemocracia del gobierno y de “su partido” y anunciaron la conformación de un nuevo PRI, organización política que nunca logró ver la luz.

Después de este teatro democrático, Alejandro Rojas Diaz Durán fue asambleísta a la Asamblea de Representantes del Distrito Federal y posteriormente Diputado Federal, ambas posiciones alcanzadas a través de las siglas del PRI, para finalmente renunciar al tricolor en 1996 por estar en contra de las medidas neoliberales del gobierno. Y entonces, Rojas Díaz Durán se declaró diputado independiente.

También en 2017, durante una de sus visitas al municipio de Ecatepec, en el Estado de México, Rojas Díaz Durán fue sacado a empujones, botellazos de agua y recordatorios familiares, bajo el argumento -dijo él- que les molestó que Morena haya ganado “una elección que no ganaron”.

Lo cierto es que Alejandro Rojas Díaz Durán es ave de tempestades y en donde quiera que se para quiere ser el centro de atención, al costo que sea, lo que le ha generado a lo largo de su vida muchos problemas y animadversiones y le ha cerrado puertas en lugar de abrírselas. Y en Tamaulipas no ha sido la excepción.

1. Quien anda muy pero muy activo es el presidente municipal de Güemez, Luis Lauro Reyes Rodríguez de MORENA, quien ha venido realizando actos proselitistas acompañado de la candidata a diputada por el XIII distrito con cabecera en el municipio de San Fernando, Mara Dávila, también abanderada de MORENA, con quien ha recorrido ejidos y barrios del municipio, realizando festejos en el marco del día del niño y donde se han distribuido y entregado obsequios y apoyos a los asistentes al evento.

Y ha sido tan honesto este funcionario, que el propio presidente municipal guemenze hace unos días rechazó realizar un festejo que organiza Fundación Cinépolis en coordinación con DIF Tamaulipas, para que las y los niños del municipio celebren su día con la emoción y sensación del Cine. A través de un oficio el edil municipal argumentó porque no podía realizarse dicho festejo para las niñas y niños por estar en tiempo de veda electoral, cuando dicho evento fue anunciado con anticipación como lo marca la ley electoral.

Sin embargo, Luis Lauro, no hay que perderlo de vista, si anda abiertamente en campaña.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Te Puede Interesar

¡TAMPICO, YA SE DEFINIÓ POR CHUCHO!: MASSIVE CALLER

Hipódromo Político Por Carlos G. Cortés García El debate electoral lo realiza todos los días …